¿Cómo convertir a la cadena de suministro en un activo estratégico?

Por José Samaniego T.

Las fluctuaciones económicas en los países, junto con las causas naturales extremas, están afectando tanto a las operaciones como a las ventas de las empresas. Lograr una planificación de la demanda fiable y una gestión óptima de la cadena de suministro resulta cada vez más difícil.

Frente a este panorama, la presión sobre la toma de decisiones aumenta, y la aplicación de estrategias convencionales a la gestión de la cadena de suministro ya no es suficiente para alcanzar objetivos.

Afortunadamente, las empresas de tecnología siguen desarrollando soluciones para resolver estos retos, dotando a sus gestores de medios que nunca se habían tenido al alcance y que se traducen en datos que permiten mejorar la visibilidad de extremo a extremo.

De acuerdo con los más recientes estudios, la cadena de suministro del no-tan-futuro es inteligente y rompe con el modelo anterior por su énfasis en tres atributos:

  1. ESTÁ IMPULSADA POR LA DEMANDA.
  2. SE BASA EN DATOS.
  3. APUESTA POR LA INTEGRACIÓN.

La visibilidad es uno de los elementos clave de esta nueva configuración de la cadena de suministro. Visibilidad sobre procesos y operaciones que llega de la mano de los datos, obtenidos en tiempo real y provenientes de objetos, no sólo de personas, para aumentar la flexibilidad de la red, mejorar su conectividad y permitir optimizar las acciones de seguimiento que logran minimizar el riesgo y aprovechar mejor las oportunidades.

Según una encuesta de PwC, la cadena de suministro es vista como un activo estratégico para el 45% de los participantes en el estudio, que consideran que maximizar su flexibilidad y adaptar su configuración a los nuevos cánones es imperativo. Entre los resultados más importantes del estudio encontramos:

  1. Las empresas que reconocen la cadena de suministro como un activo estratégico logran alcanzar cotas de rendimiento superiores en un 70% a las que no comparten esta visión.
  2. Los líderes se centran en la entrega, el coste y la flexibilidad para satisfacer las cada vez más exigentes necesidades de los clientes.
  3. La uniformidad está a la baja y ha quedado sustituida por la personalización. Es preciso adaptar las cadenas de suministro a las necesidades de diferentes segmentos de clientes.
  4. La tendencia es externalizar producción y entrega, pero conservando el control global del núcleo de funciones estratégicas.
  5. Las inversiones de los líderes en los mercados maduros y emergentes se centran en la diferenciación de las capacidades de la cadena de suministro.
  6. Es creciente el interés por las nuevas tecnologías de forma conjunta con la búsqueda de la sostenibilidad.

Ahora, ¿cómo convertir a la cadena de suministro en un activo que pueda adaptarse a la nueva realidad? Les compartimos 7 recomendaciones con las que podrá generar valor:

1. Optimizar el rendimiento

  • Planifique con base en la colaboración con clientes clave para una previsión efectiva.
  • Planifique colaborativamente con los proveedores más importantes.
  • Gestiones inventarios con base en modelos de reposición directa.

2. Minimizar los costos

  • Disminuya los costos de fabricación a través de la reducción de derechos.
  • Minimice los gastos generales mediante el aumento de productividad de la mano de obra.
  • Haga efectiva la reducción de inventario.

3. Perseguir la máxima flexibilidad y capacidad de respuesta.

  • Procure mayor flexibilidad en la capacidad interna.
  • Planifique con base en la visibilidad de extremo a extremo de la cadena de suministro.
  • Configure la cadena de suministro con base en unidades locales autónomas siempre conectadas entre sí.

4. Gestionar la complejidad

  • Automatice los procesos.
  • Diseñe planes de cualificación para el desarrollo del personal.
  • Personalice los productos.

5. Minimizar riesgos

  • Mejore la visibilidad y controle regularmente a los proveedores con base en la monitorización de indicadores operativos.
  • Aumente y fortalezca la red de contactos para no depender de una única fuente de abastecimiento.
  • Revise periódicamente los riesgos financieros asociados a los proveedores y mitíguelos a través de asociaciones de riesgo compartido.

6. Optimizar la eficiencia fiscal, en lo relativo a:

  • Fabricación y montaje, también en condiciones de externalización.
  • Los precios de las transferencias.
  • La optimización de las iniciativas de importación y exportación.

7. Procurar la sostenibilidad

  • Colabore con los socios de la cadena de suministro para cumplir con los estándares éticos más exigentes.
  • Mejore los procesos apostando por la optimización de la huella de carbono.
  • Asegure las capacidades de rastreo y seguimiento que garanticen que la cadena de suministro sea sostenible de forma efectiva.

Fuente: «Tendencias del Supply Chain 2020«, EAE Business School.

Grupo Novatech

Es la firma líder del Ecuador en Consultoría e Implementación de Soluciones de Optimización, Automatización y Analítica. Empresarial. Desde 1995, ha servido con éxito a más de 600 empresas en el Ecuador y Latinoamérica, con soluciones tecnológicas líderes en el mercado mundial, siempre acompañadas con consultoría especializada para su sector y una estructura de soporte ágil.